Semillas Forrajeras o Pradera

Semillas Forrajeras o Pradera

Esta actividad productiva es muy importante para la empresa. En la actualidad, es el mayor exportador de semillas de vezas certificadas y alfalfa. El resto de especies, en especial loliums y trifoliums, son obtenidas por nuestro departamento técnico, complementando la oferta de variedades con acuerdos de exclusividad con empresas de primer nivel europeo y americano. Todo ello sitúa las variedades ofrecidas, dentro de las preferencias de los agricultores y ganaderos españoles.

RECOMENDACIONES GENERALES DE CULTIVO

1- Elección de la especie y variedad
Buscar la especie y variedad mejor adaptada a sus necesidades de cultivo, climáticas y de producción.
En términos generales, las gramíneas producen el máximo de forraje en otoño, principio de invierno y primavera, aportando principalmente hidratos de carbono. Las leguminosas producen principalmente en primavera y verano, aportan proteínas.

2- Preparación del suelo
Se tiene que conseguir un suelo bien trabajado, (30-40 cm. de profundidad) y muy bien refinado en las primeras capas, llano y sin terrones. Efectuar las labores con tiempo suficiente. Las especies gramíneas prefieren suelos franco-arcillosos y las especies leguminosas franco-arenosos.

3- Siembra
Las dosis de siembra varían según la especie. Sembrar las gramíneas a una profundidad de unos 3 cm. y las leguminosas de 1,5 a 2 cm. Siempre en contacto con el suelo húmedo.

4- Fertilización
Para una producción intensiva de forraje verde, se recomienda utilizar en la instalación de la pradera, 50 unid/Ha. de nitrógeno y 150 unid/Ha. de fósforo y potasio.
Anualmente o a primeros de primavera incorporar 80 unid/Ha. de nitrógeno y 100 unid/Ha. de fósforo y potasio. Después de cada corte añadir 50 unid/Ha. de nitrógeno. Hay que recordar que el nitrógeno beneficia a las especies gramíneas y que no es necesario para las especies leguminosas. Todas estas cantidades pueden variar según las condiciones de cultivo y especies utilizadas.

5- Cuidados culturales
El momento ideal para la explotación de las especies gramíneas es antes del espigado, y para las especies leguminosas a principios de la floración, ya que es cuando tienen mayores reservas alimenticias.
Cortar la hierba a 5 ó 6 cm. del suelo, para facilitar el posterior rebrote. No es conveniente efectuar excesivos pastoreos.
En el caso de que aparezcan malas hierbas utilizar solo herbicidas adecuados al cultivo.

Documentos relacionados
Guia de Pretenses  (pdf, 136.8Kb)
Guia Mezclas Forrajeras  (pdf, 59.4Kb)

Campos y maquinaria

  • Pacas de alfalfa